Tratamiento Manchas Faciales

Las manchas en la piel son el problema cutáneo más tratado en los meses de septiembre y octubre en los Centros de Belleza:

Los Lentigos  son manchas marrones, oscuras o claras, sin relieve y de forma irregular que se generan normalmente a causa del fotoenvejecimiento, de hecho, un 90% de las personas mayores de 60 años lo sufren. El lentigo solar son manchas por un exceso de sol y aparece en las zonas más expuestas, manos, rostro y escote. El lentigo simple, puede estar presente desde el nacimiento.

Los melasmas suele aparecer, normalmente, debido a cambios hormonales (píldoras anticonceptivas, embarazo, lactancia) o como reacción a algún fármaco fotosensible. Este hecho hace que la producción de melanina aumente y se presente en la piel en forma de mancha. Es más frecuente en mujeres, y afecta entre un 50% y un 70% a las embarazadas (cloasma).

Las  manchas en la piel por el sol pueden ser eliminadas, pero ello dependerá del grado de profundidad que se deberá renovar la piel hasta la total eliminación del melasma.

Cambios hormonales/embarazo: principal causa de la aparición de los melasmas, por lo que es más común en mujeres que en hombres. Las zonas más comunes son labio superior, mejillas y frente.

Envejecimiento cronológico: con los años, nuestras células se desorganizan y da lugar a una pigmentación irregular. Además, al ralentizarse el proceso de renovación celular, la capa córnea de la piel se espesa y las células  hiperpigmentadas se acumulan dando lugar a más manchas.

Ahora que la mancha ya está aquí, que podemos hacer para eliminarla o que se noten menos.

Peeling Químico: este tratamiento mejora la apariencia de la piel mediante la aplicación de un ácido hidroxiácido con el objetivo de exfoliar y desprender las células viejas y dañadas promoviendo la aparición de una piel más lisa y con menos marcas y arrugas. Son de gran utilidad para eliminar las manchas, cicatrices, arrugas e imperfecciones en la piel.

El peeling químico siempre se debe realizar por un profesional y tras la sesión es imprescindible utilizar cosméticos para hidratar y ayudar a la piel en el proceso de regeneración, imprescindible protección solar.

Luz Pulsada ( IPL)  emite una luz que permite tratar a la vez, manchas, venitas o textura cutánea y así, mejorar la piel, al estimular la formación de colágeno. La energía de la luz actúa en las capas superficiales para combatir,  las manchas, rojeces, poros dilatados, rejuvenecimiento, arrugas y dar luminosidad.

Debe usarse con precaución en pacientes que estén tomando medicación fotosensible, en fototipos altos y con pigmentación de tipo melasma/cloasma, ya que puede empeorarlo”.

Normalmente, se recomiendan entre 3 y 6 sesiones.

Después del tratamiento puede aparecer un ligero enrojecimiento que se puede disimular con maquillaje y hacer vida normal, cada sesión tiene una duración de 50 minutos. Se recomienda no exponerse al sol directamente durante al menos 15 días antes de cada sesión y no realizar tratamientos agresivos en los 15 días posteriores.

Las lesiones tipo léntigo suelen mejorar de forma casi definitiva en la mayoría de los casos, pero como nuestra piel tiene memoria y el daño solar es el causante de la aparición de esos léntigos, y este se acumula principalmente en los 20 primeros años de vida, lo más probable es que continúen apareciendo. No los mismos, pero sí otros nuevos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *